Tag Archives: thingsthatIamlearning

Cuando sea grande quiero ser feliz

cuandoseagrandeEs muy común que los adultos cuando crecemos nos olvidamos que fuimos niños. O sea, sabemos que eventualmente nacimos y tuvimos una infancia, tenemos recuerdos de esas vivencias, pero muchas características propias de los niños como la espontaneidad, la capacidad de juego, de diversión, la frescura las vamos perdiendo en el camino de convertirnos en adultos. Vamos adquiriendo, viendo, copiando los modelos y patrones que tenemos a nuestro alrededor, en primera instancia en nuestro núcleo familiar, en el colegio y vamos tomando cosas de nuestro entorno y de la sociedad en la que nos tocó crecer.

Un proceso natural de crecimiento que es necesario para seguir evolucionando y poder enfrentarnos al mundo, pero que también conlleva a dejar ciertas características propias de la infancia que son necesarias para vivir una vida feliz.

Le podemos preguntar a cualquier niño para verificar, pero la realidad es que cuando somos chicos no soñamos con vidas super complejas, calendarios llenos de cosas, con estar atascados en el tráfico, trabajar de traje y corbata o usar tacos incómodos. De chicos queremos ser astronautas, cantantes, artistas. No vemos límites, no hay obstáculos, todo es posible. Somos seres llenos de posibilidades sin pensamientos negativos límitantes y todavía no tenemos tanto MIEDO de todo.

Como dice Marianne Williamson:

” El amor es con lo que nacemos. El miedo es lo que aprendemos. El viaje espiritual es el des-aprendizaje del miedo y los prejuicios y la aceptación del amor de nuevo en nuestros corazones. El amor es la realidad esencial y nuestro propósito en la tierra. Ser conscientes de ello, experimentar el amor en nosotros mismos y los demás, es el sentido de la vida. El significado no reside en las cosas. El significado reside en nosotros mismos”.

La idea no es convertirnos en “Peter panes” o niños para siempre, sino que recordemos que hay ciertas cosas que son naturales de los niños que podemos seguir alimentando aún siendo adultos. Alimentar la simpleza, escuchar el corazón, estar presentes, disfrutar un momento como si eso fuese lo único que importara, ser inocentes, espontáneos, frescos.

Es por eso que cuando vemos a un niño sentimos esa alegría, esa ternura instantánea que nos hace recordar esa esencia, esa energía que aunque la hayamos olvidado es parte de nosotros en algún rincón de nuestro ser. Conectarse con eso siendo adulto es poderoso, nos puede hacer ver las cosas de otra manera y re-aprender a vivir nuestra vida desde un lugar mucho más sano, más simple y capaz nos haga no querer tanto SER alguien o TENER cosas, sino SER felices de verdad.

Linda semana! Besos, Caro

¿Para vos, qué significa ser exitoso? Parte I

sobre-ser-exitosoNo es un novedad que vivimos en un mundo cada vez más exigente, que premia el éxito. De hecho muchos de nosotros nos criamos aprendiendo que lo que hay que hacer en la vida es alcanzar el éxito. Lo vemos en la televisión una y otra vez, lo leemos en las revistas una y otra vez, lo experimentamos en la escuela, en el liceo, en la Universidad. Y hemos crecido con la mentalidad de que “tener una vida exitosa” es importante para alcanzar la felicidad. Damos por sentado que ser exitoso es uno de los caminos para ser felices. Si uno no es exitoso, es un perdedor, punto.

Pero  ¿qué es realmente el éxito?, ¿qué significa ser exitoso o tener éxito? Cuando alguien habla de éxito se refiere a alcanzar algo con resultados positivos, es sinónimo que algo se hizo bien, se logró. Y a nivel social, es alcanzar los resultados positivos según los estándares aceptados y valorados por la sociedad. Ejemplos de tener éxito en las sociedades occidentales modernas es: tener un buen trabajo, ser reconocido socialmente, ser popular, ocupar puestos de poder, ser famoso o salir en medios de comunicación masiva, tener mucho dinero, tener una buena casa, haber estudiado en centros de educación reconocidos, ser flaco, estar a la moda o “ser cool”. Estas son algunas de las cosas que definen a las personas exitosas en nuestra era.

Podríamos decir que en el tiempo que nos tocó vivir, el éxito está dado por todas las cosas que podemos conseguir o alcanzar en esta vida. Todas cosas que se encuentran fuera de nosotros, que son externas al individuo, cosas que naturalmente no poseemos o tenemos. Entendido desde ese punto de vista, el éxito marca una carencia en nuestras vidas, es algo que no tenemos pero que NECESITAMOS tener para alcanzar la felicidad. Como nos concebimos carentes o por lo menos eso es lo que creemos ser, hacemos miles de cosas para llenar ese vacío. Muchas veces esa búsqueda nos hace hacer cosas que no queremos, tomar decisiones que ni siquiera sabemos si queremos tomar, ser personas que no queremos ser y construir vidas que se alejan de las cosas que realmente valoramos, pero todo por amor al ÉXITO que promete ser nuestro mejor amigo al final del camino.

Última escena de la película “About Time”, sobre el verdadero éxito en la vida. – En Inglés –

Entonces un día lo conseguimos, alcanzamos el tan preciado éxito, conseguimos “EL” trabajo que todo el mundo moriría por tener, o conseguimos tener “ESA” casa de programa de televisión, “ALCANZAMOS” tener el cuerpo de la modelo de revista, o encontramos ese príncipe azul sacado de cualquier película romántica. Y nos sentimos tan felices, tan eufóricos, tan llenos que decimos era verdad, esto del éxito tiene sentido. Pero algo curioso pasa después de un tiempo, la euforia tiende a desaparecer, esa “felicidad” se desvanece así como vino e increíblemente volvemos a sentirnos carentes, con esa sensación de que algo nos falta y de repente estamos vacíos de nuevo. Nos ponemos en situación de alerta y tratamos de alivianar este nuevo estado como podemos, como dicen en mi país “la vamos llevando”. Y de repente nuestra mente tiene una nueva gran idea para volver a sentirnos “en la cresta de la ola”. Necesitamos encontrar un nuevo objetivo de éxito, eso que quizás nos haga sentirnos como al principio.

Y este ciclo se repite una y otra vez, la cantidad de veces que queramos o necesitemos para aprender que el verdadero éxito ya habita en nosotros. Somos ese éxito porque estamos vivos, no necesitamos salir a buscar nada, porque tenemos TODO en nuestro interior para ser felices, desde el momento que decidimos llegar a esta vida. Quizás el ejercicio sea volver a recordar que toda la magia, toda la felicidad, todo el amor, todo lo que buscamos afuera, está enterrado en nuestros corazones, como un tesoro escondido en el único lugar que no se nos ocurre buscar. Y detrás de nuestras heridas, de nuestros más profundos dolores y traumas, nos espera el mejor regalo del mundo, nos espera el encuentro con nuestra propia esencia. Y es nuestra tarea reclamarlo.

Se que esta idea puede sonar poco emocionante en un primer momento y hasta difícil de creer. A mi me pareció ridícula al principio, sin sentido. No junta puntos en ninguna tarjeta, ni vale por un auto cero Km, no incluye nada tan meritorio como para poner en un curriculum vitae o nada tan cool para compartir en las redes sociales. No, seguro que no; porque no se mide de esa manera. No se mide de ninguna manera, sólo se puede SENTIR cuando estamos preparados para hacerlo. Y todo el éxito que alguna vez anhelamos y que pensamos nos podría llenar, deja de importarnos, porque nos sentimos tan vivos, tan nosotros, que no hay nada fuera que nos de esa inmensa felicidad de volver a sentir de verdad, de volver a conectar con nuestro verdadero ser.

Les deseo que tengan una semana repleta de momentos que los llenen y les comparto una de las mejores respuestas que me dieron esta semana, cuando le pregunté a alguien que sentía que era el éxito y me contestó: “llegar al final de cada día sin querer cambiar nada, ese es el verdadero éxito”.  Besos, Caro.

 

Dime que haces con tu día y te diré quien eres

eltiempoEl otro día me tomé un día libre para mi cumpleaños. Este año me regalé un día sin trabajar y aunque al principio no les voy a negar que lo dudé (pensé que quizás era mejor guardarlo y tomármelo cuando me fuera de vacaciones) finalmente terminé disfrutándolo. En ese día libre, lleno de tiempo para mí me di cuenta de que a veces no soy consciente como invierto mi tiempo, como gasto mis horas. Cada día el universo nos deposita en nuestra “cuenta de vida” 24 horas. Sería como ir a un cajero y todos los días tener 24 horas cash para gastar. Pero muchas veces no somos conscientes que hacemos con ese “cash”.

Hay parte de ese tiempo, que de lunes a viernes sabemos que sí o sí tenemos que gastar en dormir (8 horas), en estudiar o trabajar (8 horas) así que la cuenta bancaria VIDA va bajando hora a hora. En el mundo occidental, con las rutinas laborales de 8 horas nos quedan en promedio más o menos 8 horas libres diarias para invertirlas en lo que queramos. Pero muchas veces sin darnos cuenta, “gastamos” horas de ese cash en cosas que no disfrutamos, en cosas que hacemos cómo robots mecánicos que no nos llevan a nada.

Uno de los males de las actuales sociedades modernas es el famoso “no tengo tiempo”, el “ando corriendo” y la frase de cabecera “estoy estresado”. Cómo si ese cash no nos diese para todo lo que tenemos que hacer, vivimos corriendo atrás de agendas sobre cargadas de cosas y compromisos. ¿Cuándo nos convertimos en esta especie tan estresada que corre por todo?

tudía

Hacer tiempo para uno mismo, guardar parte de ese “cash” para invertirlo en nosotros, en lo que disfrutamos debería ser una de nuestras prioridades. Es verdad que hay que invertir tiempo en ciertas actividades, pero es igual de importante invertirlo en nosotros, en esas cosas que nos llenan el corazón. Después de hacerlo nos damos cuenta que deberíamos hacerlo más seguido. Puede ser esa caminata que estás postergando porque no tenés tiempo, esa cita contigo mismo en el museo que más te gusta, esa hora de deporte para vos, ese café contigo mismo en el nuevo lugarcito de la esquina, esa media hora de meditación que dejaste de hacer porque no tenés ni un segundo libre y la lista sigue con lo que más disfrutes hacer… pintura, zumba, yoga, golf, fútbol, leer o simplemente estar con UNO sin hacer nada. Nada.

Cultivar tiempo para uno es una forma de quererse, de mimarse, de cuidarse, de darse ese espacio tan necesario en este loco mundo que gira sin parar.

Al final de cuentas somos la suma de lo que hacemos, minuto a minuto, hora a hora, día a día. Si podemos ver esto, podemos empezar a hacer cosas que nos acerquen a lo que queremos SER, a cómo nos queremos SENTIR. Y seguir cumpliendo con nuestras obligaciones de una manera más apacible, más amorosa. Comencé este artículo con la frase “Dime que haces con tu día y te diré quien eres” y para cerrar agregaría “Observa que haces con ella, cambia y ajusta  lo que consideres necesario y comienza a invertir tu tiempo en construir lo que quieras ser”.

Cariños desde la tierra de la casi Primavera, Carolina.

Sobre cumplir años y los cambios de planes…

planesMarzo es el mes de mi cumpleaños y aunque admito que desde hace unos años empecé a disfrutar cumplir años no siempre fue así. Cumplir años nos recuerda el paso del  tiempo, nos recuerda que estamos creciendo y que nos estamos “volviendo grandes”. Cuando somos chicos  y a medida que vamos creciendo nos encargamos de hacer planes, de “planificar toda nuestra vida”. Decimos: “Cuando sea grande quiero hacer esto”, “trabajar acá o allá”, “quiero vivir en tal o cual lugar”. Pero a veces la vida nos tiene preparados otras cosas, “otros planes” que quizás sean hasta mejores que los planes que teníamos en nuestras cabezas. Pero nuestras mentes controladoras, se enojan, se resisten a “cambiar de planes”.

Flexibilizarse a nuevos planes es parte de aprender a fluir, a ir con la vida y no ser nosotros mismos los que llevan la vida a cuestas, como mochilas cargadas. Crecimos creyendo que “nos tenemos que hacer cargo de todo”; el TENER que hacer un montón de cosas y completar listas de tareas eternas son cosas de nuestra mente. Sí hay que HACER cosas, pero a la vez hay que aprender a SOLTAR otras cosas y dejar que la vida se encargue. Fluir debe ser de las cosas más difíciles que me ha tocado aprender y no es algo superado sino que es un proceso constante de aprendizaje (todos los días). Pero es la única manera, porque la vida es puro movimiento, es ondular y si no aprendemos “el arte de fluir” se vuelve algo cuesta arriba, créanme.

A veces queremos tantas cosas que se materialicen en nuestras vidas, cosas externas y no nos damos cuenta que antes de alcanzar cosas más grandiosas hay que aprender las cosas más básicas, las cosas más simples. Como Aprender a disfrutar lo que YA tenemos, aprender a ESTAR presentes, aprender a FLUIR con los que nos toca vivir, DEJAR de pelearse con los cambios de planes. Es íncreible como cosas tan simples cuestan tanto… pero estoy convencida que si uno está dispuesto y abierto a aprender, se puede lograr (no se den por vencidos, no me doy por vencida).

Si nos relajamos, si dejamos por un momento de auto agobiarnos con pensamientos de todo tipo, si nos dejaramos SER, nos daríamos cuenta que todo es más sencillo, que todo es más simple. Está en cada uno de nosotros el darnos cuenta, tomar consciencia y empezar a ser LIBRES.

Este artículo se los comparto desde mis propias dificultades para alcanzar estas cosas, desde esos momentos que personalmente me cuesta creer o entregarme a confiar en la vida, pero son desde esos momentos díficiles de los que me nace la certeza que lo que comparto con ustedes es el único y real camino. No se trata de no tener planes, se trata de ser lo suficientemente flexibles para entregarnos al cambio y no enojarnos con la vida. Como dice alguien que quiero mucho el camino “es por ahí…”

Feliz jueves para todos!

Caro

Todo es relativo…

loesencialesinvisiblealosojosEl otro día me puse a pensar sobre la relatividad del tiempo. El tiempo es relativo porque es una ilusión, una de las muchas que creamos con nuestra mente para “ordenar” el mundo exterior.

Este pensamiento vago de lunes por la tarde, sobre un hecho científico real, me vino a la cabeza cuando hablando con mi novio que está de vacaciones, me comentaba que los días “se le estaban pasando volando” mientras que desde mi visión de jornada de oficina, mis días estaban siendo bastante más largos. Es claro que ambos seguíamos viviendo en el mismo planeta, regido por el mismo sistema de días de 24 horas. Lo que había cambiado, era nuestra PERCEPCIÓN sobre un mismo tema: el tiempo. Esto me hizo darme cuenta que “la realidad” o lo “que cada uno de nosotros percibe como su realidad” depende de la percepción subjetiva de cada uno. Ninguno de los dos teníamos razón, el día no estaba siendo más largo o más corto, el día estaba siendo lo que siempre fue: un día de 24 horas, pero debido a las diferentes vivencias que estábamos experimentando, para cada uno de nosotros tenía un peso diferente.

Ahora bien, si esto pasa con el tiempo y esa hipótesis la podemos extrapolar a casi cualquier variable, podríamos decir que nuestro mundo exterior, nuestra realidad es o existe en base a nuestra PERCEPCIÓN. Es como si viéramos el mundo y experimentáramos todo lo que nos pasa en nuestra vida a través de un par de lentes que tienen cristales únicos.

No hay días buenos o malos, no hay días largos o cortos, días increíbles o días aburridos. Somos nosotros los que cambiamos internamente y al cambiar nuestra percepción creemos que son los días los que cambian. El tiempo y todo lo que nos rodea es absolutamente relativo. No hay una única visión de nada.

Tu realidad es entonces tu percepción personal de la vida. Lo que estás haciendo, como te estás sintiendo, lo que estás viviendo afecta tu percepción, afecta tu experiencia personal con tu vida. Si estás haciendo algo que no te gusta, que no disfrutas o estás en una situación incómoda, aburrida o triste, tu vida será eso. Si decides trabajar en buscar cosas que te hagan sentir bien, en llenar tu tiempo con cosas que te conecten más con tu esencia, en respetarte cada día tu experiencia con tu día a día va a cambiar bastante.

No dejes que las ilusiones de tu mente manejen tu vida, no somos nuestras mentes, somos mucho más que eso. Entrar en contacto con el corazón y con el sentir es re-educar nuestra percepción. Y como siempre llegó a la misma conclusión, tu vida, tu realidad es creada por vos mismo, no sólo con lo que uno percibe sino con las acciones que uno toma día a día.

Que tengan un feliz fin de semana! Besos,

Caro

No dejes morir tus sueños

no_dejes_morir_tus_sueñosEl mundo está lleno de personas con ideas, con cosas que les gustaría hacer, con sueños grandes, pequeños y de todos los tamaños. Pero los sueños pueden seguir siendo eso, sueños nada más, si uno no toma ACCIÓN. Tomar acción o comprometerse con los sueños, puede sonar muy lindo y de película de Hollywood pero también es algo difícil de realizar. Porque implica enfrentarse cara a cara con el MIEDO, esa energía que por momentos dejamos que maneje nuestras vidas. Miedos que pueden parecer casi infantiles, pero cuando se presentan se hacen sentir muy reales y por momentos nos paralizan y no nos dejan seguir. Miedo al que dirán, miedo a equivocarnos, miedo a hacer el ridículo, miedo a no poder sustentarnos, miedo a ser infelices, incluso miedo a salir de lugares conocidos y cómodos.  La única manera de probar si nuestros sueños pueden cumplirse es irónicamente CUMPLIÉNDOLOS o ANIMÁNDONOS A REALIZARLOS.

Les propongo pensar en sus sueños como vales de regalos. Vienen con una etiqueta que dice: “Para canjear este regalo usted tiene que en primer lugar QUERER CANJEARLO y estar convencido que quiere INVERTIR SU TIEMPO en este vale y no en otro”. Cumplir un sueño siempre conlleva un PROCESO donde tienen que pasar ciertas cosas en un orden coherente y todo proceso lleva tiempo, planificación, trabajo. Durante este proceso te vas a cruzar con muchas personas, algunas que apoyarán tus sueños y otras que pensarán que soñar esas cosas es de locos. Debes de ser consciente y suficientemente prudente para compartir tus sueños cuando sea el momento apropiado. A veces compartir un sueño en una etapa temprana, en donde todavía se está desarrollando puede ser contraproducente y por apurarnos podemos poner en peligro nuestro sueño. Pero NO DEJES que NADIE te diga que tus sueños son imposibles, no dejes que comentarios externos te desanimen. Y sobretodo, no dejes que tus pensamientos negativos se apoderen de tu mente y te hagan creer que no es posible.

Tus sueños son tus mayores tesoros, tuyos solamente. Si aparecieron en tu corazón es porque existe la posibilidad de realizarlos. Tu tarea es encontrar y examinar los diferentes caminos que te conducen a poder cumplirlos. Elegir el que te parezca más adecuado y comenzar a andar es tu responsabilidad.

no_dejes_morir_tus_sueños2

Todo es POSIBLE, habrá que trabajarlo y re trabajarlo, habrá que tener paciencia para que llegue el momento más propicio, habrá que ser cuidadoso con quien se comparte y habrá que ponerle mucho amor, tiempo y corazón para que suceda. Pero créanme que si uno tiene la INTENCIÓN de realizarlo, si uno se COMPROMETE desde el corazón para que eso suceda, no hay negatividad ni fuerza que pueda con alguien que REALMENTE QUIERA.

No dejes morir tus sueños, no pierdas la fe. Ten claro que quieres hacer, hacia donde queres ir y enfoca todas tus energías en visualizar cómo darles vida. Como bien dice Marianne Williamson:

Nuestro miedo más profundo no es no ser capaces.
Nuestro miedo más profundo es que somos enormemente poderosos.
Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos asusta.
Nos preguntamos, quién soy yo para ser brillante, atractivo, talentoso, fabuloso?
De hecho, que NO eres para no serlo? Eres un hijo de Dios.
El disminuirse no le sirve al mundo.
No hay nada de sabiduría en encogerse para que otros no se sientan inseguros cerca de uno.
Estamos predestinados a brillar, como los niños lo hacen.
Nacimos para manifestar la gloria de Dios que está dentro nuestro.
No está solo en algunos de nosotros, está en cada uno.
Y cuando dejamos que nuestra luz brille, inconscientemente permitimos que otros hagan lo mismo.
Al liberarnos de nuestros propios miedos, nuestra presencia automáticamente libera a otros.

Que tengan un fin de semana increíble, nos vemos el martes,

Carolina.

Dar las gracias

(Este post está escrito en inglés y español, scroll down for the english version)thankful

He leído una y otra vez en blogs, artículos y libros sobre la práctica de AGRADECER, de hacer listas de gratitud. No sería sincero de mi parte decirles que al principio esto me pareció sencillo y que me llevó un tiempo entender el concepto. Aunque la idea de AGRADECER puede sonar muy simple, no entendí cual era el fin de esta práctica hasta que comencé a realizarla. Obvio que cuando somos niños nos enseñan el ABC de los buenos modales y podemos cruzarnos con madres en la vía pública diciéndole a su hijo: “Fulanito ¿cómo se dice?” y el niño en reacción automática contesta “GRACIAS mamá”. Pero dar las gracias o estar agradecido por lo que tenemos, o por lo que nos toca vivir, es un concepto mucho más amplio.

Se trata de agradecer con intención, desde el corazón, sentir las cosas más simples de la vida y decir gracias porque sí. Agradecer porque tenemos la posibilidad de vivir un nuevo día, agradecer por el frío, por la naturaleza, por las personas que nos rodean, por las experiencias que estamos viviendo. Y hasta agradecer por las cosas que no nos gustan tanto.

Les va a parecer muy loco, pero empecé esta práctica hace relativamente poco tiempo. Llevo conmigo un cuadernito dedicado solo a esto y cuando me lo olvido o no lo tengo cerca simplemente agradezco con mi pensamiento o en voz alta. La primer semana uno se siente un poco raro y si tienen días complicados al principio es difícil agradecer por eso. Pero a medida que uno continúa con el ejercicio de agradecer, uno comienza a agregar a la lista las cosas más difíciles y complicadas. Para mí esta simple práctica funciona como un ejercicio de aceptación, me hace sentirme con menos necesidad de cosas y valorar las cosas más simples. Es como un herramienta que me desacelera en un mundo que continuamente me dice que vaya a toda velocidad.

thankful2

La semana pasada me quemé la mano con el mango de una olla caliente y como cualquier ser humano me dolió y mucho. Después de curarme y con el paso de los días me di cuenta lo importante que es tener las dos manos sanas, me acordé de agradecer por algo tan simple como tener las dos manos para hacer cosas. Damos por sentado tanto, vamos tan rápido todo el rato, haciendo tantas cosas para SER que nos olvidamos que ya SOMOS, que no necesitamos hacer y hacer y hacer. Hay momentos de hacer, pero también hay momentos de simplemente parar, mirar alrededor y honrar lo simple. Estamos rodeados de milagros, sólo basta con parar un segundo para apreciarlos y agradecerlos.

Los invito a que paren un segundo y agradezcan lo que en este momento tienen en sus vidas, ni idea en donde están o que tienen, pero créanme que lo que ya tienen hoy es más que suficiente.

Que tengan un hermoso fin de semana,

Carolina.

—————————————————————————————————————————————–

ABOUT GRATITUDE

I keep reading blogs, articles and books that have gratitude rituals and making gratitude lists can be an amazing practice. It wouldn´t be honest to say that at first this simple practice seemed to be senseless to me. It took me a while to understand the concept. Although the idea may sound simple I wasn´t able to understand the purpose of this practice until I started to practice. Obviously, when we are children we are taught good manners and one of the first things we learned when we were kids was to say THANK YOU. But being thankful for our lives is a much broader concept.
Being GRATEFUL means to thank from the heart and with intention the most simple things in life. Feeling gratitude means to stop giving things in life for granted. It is to be thankful for a new day (even if it means to weak up in the morning and go to work), to feel grateful for the rain, the nature, the people that is sharing our days and to thank things we don´t like so much.

It may sound crazy to you, but I just started this practice and I can´t explain very well how I feel, but it´s like a feeling of acceptance that leads me to peace. I carry a notebook that is dedicated only to this purpose and when I forget it I do the same exercise in my mind or at loud, depending where I am. The first week or so you may feel a little bit of a weirdo, but if you keep practicing, you will also start adding difficult things or situations to the gratitude list. For example, I am thankful for this person even if is not being good to me, maybe I needed to learn something. For me this simple practice works as an exercise in acceptance, makes me feel less need for things and helps me to appreciate the most simple things. It’s like a tool that slows me down in a world that keeps telling me to go at full speed.

Last week I burned my hand with a hot pot and like to any human being it hurt me a lot. After some days I started realizing the importance of having two healthy hands, I remembered to thank something as simple as having my hands to be able to do things. We take so much for granted. We are going so fast all the time, doing so many things that we forget to stop, to look around and honor the most simple things. We are surrounded by miracles, we just need to stop for a second and learn to appreciate them.

I invite you to stop for a second and feel gratitude for all the things you have right now. I don´t know you but believe me, what you already have today is more than enough.

Have a beautiful weekend,

Carolina.

 

La enfermedad como camino para sanar el alma

(Este post está escrito en inglés y español, scroll down for the english version)laenfermedadcomocamino

Hace unos años llegó un libro a mis manos que me cambió la manera de ver las enfermedades. El libro se titulaba “La enfermedad como camino”. En aquel entonces yo padecía ciertas enfermedades propias que trataba con medicina regular. La verdad era que tomaba pastillas para todo y cada vez que iba al médico a consultar por qué los síntomas no desaparecían, salía de la consulta con más recetas de medicamentos. Era como un círculo de no acabar. Por aquel entonces, alguien me recomendó probar “medicinas y terapias alternativas” y aunque debo de reconocer que no creía mucho en esas cosas y me parecía medio de hippie les di una oportunidad. Fue un proceso lento, que me llevo literalmente años y en esa etapa de mi vida me llegó este libro. De repente todo conectaba, lo que estaba viviendo y lo que estaba haciendo para “curarme”.

Ver a las enfermedades no como maldiciones sino como bendiciones para sanar emocionalmente cosas que no estamos pudiendo enfrentar fue un golpe a mi sistema de creencias. Y a medida que avanzaba en la lectura, más sentido me hacía, fue increíble. Es que hay tantas cosas que desconocemos de nosotros mismos. A partir de ese momento cada vez que tenía una “dolencia física” o me sentía mal empecé a hacerme preguntas, a cuestionarme, a estudiar que otras cosas estaban pasando en mi vida a nivel emocional y preguntarle directamente al síntoma qué me quería decir.

laenfermedadcomocamino3

Es como si nuestro cuerpo con cada síntoma, con cada dolor, nos estuviera hablando, o mejor dicho GRITANDO algo que no quisimos escuchar en su momento, o que ignoramos por falta de información de como lidiar con eso o por pereza de encargarnos de eso. Muchas veces es muy doloroso enfrentar ciertas cosas o ponerse en contacto con nuestras emociones. Pero estoy convencida de que no importa cuanto dilatemos el hacernos cargo, o ponernos en contacto con esa incomodidad, inevitablemente eso saldrá a la luz en el momento menos conveniente, sea por medio de un síntoma, de una enfermedad, de una dolencia física o emocional. La incomodidad tiene por característica ser incómoda siempre, pero si le prestáramos atención cuando está empezando, si indagáramos más, si fuéramos más investigadores de nosotros mismos creo que podríamos prevenir muchas cosas. Estamos acostumbrados a ir a una persona externa a nosotros a que nos diga que es lo que tenemos que hacer para volver a un estado de salud. ¿Quién puede conocer más nuestro cuerpo, saber lo que sentimos y lo que nos está pasando en nuestras vidas mejor que nosotros mismos? Y quiero aclarar que no estoy en contra de los médicos o de visitar un especialista cuando se lo requiere (porque creanme que cuando la dolencia ya llegó al cuerpo físico debe ser tratada por alguien que sepa). El punto está en no ser pasivos, en no dejar en manos de alguien externo o de un pastilla externa todo el trabajo. Seamos activos en el proceso de la enfermedad, no basta con leer en google y generar pensamientos negativos sobre lo que tenemos. Miremos el síntoma, la enfermedad como un fiel mensajero y tratemos de entender el mensaje. Y aunque no hablemos su lengua, encontremos a alguien que nos ayude a decifrarlo.

laenfermedadcomocamino2

Nuestro cuerpo es sabio y si aprendemos a interpretarlo, a escucharlo, podremos tener más CONSCIENCIA de las cosas que nos “adolecen” en nuestra vida. En mi caso, cuando comencé a ver mis enfermedades de esta manera, los síntomas comenzaron a desvanecerse y yo fui sanando interna y externamente. Es verdad que no lo hice sola, que me ayudaron en esos procesos, pero estoy convencida de que si uno quiere tener ayuda, la ayuda aparece en el formato que sea.

Somos seres con superpoderes y tenemos dones increíbles que ni imaginamos. Con solo mirar como se regenera una herida, un corte en la piel, como lentamente nuestro cuerpo sana como si estuviera comandado por una fuerza mágica que cierra esa herida, que hace que algo se regenere. Ese poder de AUTO REPARARNOS lo tenemos TODOS. Algún que otro superheroe de Marvel o Disney siempre se cura a la velocidad de la luz y quizás nuestros procesos sean más lentos y no usemos capas y trajes apretados, pero somos super humanos y creanme que la realidad siempre supera la ficción.

Que tengan una SUPER semana, Caro.

___________________________________________________________________________________________________

THE HEALING POWER OF ILLNESS AS A PATH TO HEAL THE SOUL

A few years ago I got my hands into a book that changed my way of looking illnesses. The book was entitled “The Healing power of Illness”. At that time I was suffering from certain things myself, I had different symptoms and I was using regular medicine to try cure them. The truth is I was taking pills for everything and every time I went to the doctors to tell them that the symptoms were not going away, I was leaving the consultation with more drug prescriptions. It was a vicious circle with no end. By then, someone had recommended me to try “alternative medicines and therapies,” and although I must admit that I was not a believer about these things and it seemed like some hippie stuff, I gave it a chance. It was a slow process, which literally took me years. Then suddenly all the dots connected, the book I was reading and the things that were going on with my life, it all made sense to me.

My whole belief system was in check mate. Because to start seeing illnesses not as curses, but as blessings to heal things that we are emotionally unable to heal this was a big change.  As I kept reading, every word started to make more sense to me, it was an incredible process. Because let´s be real, there is so much of ourselves we don´t know.

From that moment, whenever I was having a “physical condition” or I started to feel bad, I began this routine of asking questions to myself, trying to be my own expert, studying which things were happening in my life emotionally and asking the symptom what was the message it was carrying.

It is as if with every symptom, every pain,  our body is trying to talk with us or rather shouting something we did not want to hear or we ignored. Often it is very painful to face certain things or get in touch with our emotions. But I am convinced that no matter how much time we dilate a situation, at some point, we are going to get in touch with the discomfort. Inevitably the discomfort is going to pop up and is not going to ask you when you have a free spot in your agenda. It will come to you in the form of a symptom, or in the form of some physical or emotional condition in the least convenient time.

Discomfort is always uncomfortable, but if we learn to pay attention or start being our own researchers, I think we would have the power to prevent many things. We are so used to go to an outsider to check our symptoms, always needing someone to tell us what to do or what we need to take in order to cure us, that we forget we are the ones that know us better. Who can know our bodies more than us?, to know exactly what we feel and what is happening inside us? And I want to clarify that I am not against physicians. I do think we need to ask for help to someone who has the knowledge to treat us when it is required, because believe me, when the illness has already reached the physical body it must be treated by someone who knows. The point is not being 100% passive. You don´t need to leave all the work to an outsider´s opinion or an outside drug. Let’s be proactive in the process and this does not mean to read on google and generate negative thoughts about what we have. Let’s look at the symptom in the eyes, let´s figure out the message and don´t kill the messenger. And even though you probably don´t speak its language, find someone to help you decode it.

Our bodies are wise and if we learn to hear what they are trying to say, we can be more aware. This was my experience, once I realized this, my symptoms began to fade and I started to heal internally and externally. It is true that I was not alone in the process, I asked for help. But I am convinced that if you ask for help, help appears in many types of formats.

We are beings with superpowers and amazing gifts. Observe a wound, a cut in the skin, how our body heals slowly as if commanded by a magical force to close the wound. Our own repair power is amazing. Many Marvel or Disney superheroes heal at the speed of light and perhaps our processes are slower than in the movies and we don´t use tight outfits or capes, but  we are kind of SUPER HUMANS and believe me reality is always stranger than fiction.

Have a wonderful week, Caro.

Meditar: el arte de conocerse a uno mismo

(Este post está escrito en inglés y español, scroll down for the english version)Meditacion-theninaprojectMeditar es algo que estoy aprendiendo. No voy a hablar desde el punto de vista de una experta, ni hacerme la genia meditadora. Soy como cada uno de ustedes, una simple mortal probando todo tipo de técnicas de diferentes colores y tamaños para encontrarme conmigo misma y construir mi propia felicidad.

Desde mi punto de vista, meditar debería ser algo simple, algo natural que nos deberían de enseñar desde chiquitos, como cuando nos enseñan a comer, ir al baño, lavarnos los dientes; deberían sumar meditar. Estar en silencio con nosotros mismos debería ser algo fácil, sencillo que sospecho lo traemos incorporado pero lo vamos perdiendo a medida que vamos creciendo y nos zambullimos en la carrera de ser grandes. Porque seamos sinceros, estamos con nosotros mismos desde el momento en que venimos a este mundo hasta que nos vamos y es muy loco que nos cueste conectar con nosotros. He escuchado a varias personas decirme, yo no puedo sentarme a meditar, me volvería loco. Otras simplemente me preguntan ¿qué gano con eso?, siento que pierdo el tiempo, que no hago nada. A veces las cosas más simples, que no requieren de hacer cosas, sino de simplemente ESTAR es lo que necesitamos. Porque no querer conocernos o escucharnos nos puede alejar de lo que realmente somos y muchas veces nos hace confundirnos o seguir modelos que son exteriores y que nada tienen que ver con nuestra esencia.

La meditación es una buena herramienta para volver a escuchar a ese yo interno, a conectar con nuestro interior, nos ayuda a estar en silencio un rato y ver que pasa adentro. Y aunque puede sonar aterrador estar mano a mano con nosotros mismos, creo que es el único camino para CONOCERNOS de verdad.

Si no tienen idea como empezar o que hacer (como me paso a mí) primero hay que ser conscientes que hay un montón de información deformada sobre este tema y hay que tener cuidado porque está lleno de personas que juran ser gurus iluminados con talentos especiales. Meditar requiere VOLUNTAD de hacer la práctica, no necesitamos retiros estrambóticos a islas paradisíacas (aunque suena muy bien). Lo podes hacer desde el living de tu casa, en tu oficina, cuarto o cualquier lugar que consideres. Es verdad que tener un ambiente que nos ayude a estar tranquilos, a estar en paz sin interrupciones es mejor.

Yo empecé a meditar en el 2013 cuando todavía estaba en Uruguay, comencé clases con una profesora de yoga que me introdujo a la meditación Vipassana. Me compré un libro sobre meditación vipassana “El Arte de Vivir” y hacía meditaciones guiadas con un audio de S. N. Goenka llamado MINI ANAPANA. Esto me ayudaba bastante durante el proceso y me hacia volver una y otra vez cuando la mente se iba de paseo por donde quería. Lo que me gustaba de esta técnica era su simplicidad y que sólo requería sentarme con la espalda recta en un ambiente que me sintiera a gusto y respirar. El objetivo siempre era prestar atención a mi respiración. Debo de admitir que no medito de manera continua desde el 2013, lo uso como herramienta cada tanto, pero es uno de los objetivos de este año, sentarme a meditar un poquito todos los días.

Así que si están interesados en el tema les dejo todos los links arriba en el artículo y recuerden que meditar no requiere: ropa cara, retiros espirituales o prácticas difíciles. Requiere querer conocerse más a uno mismo y tener la voluntad de dedicarle todos los días unos minutos de su vidas. Les dejo un video para motivarlos y les deseo que tengan una linda semana. Caro.

Video vía Daniel Curbelo, Copyright Happify.

——————————————————————————————————————————–

MEDITATION: THE ART OF KNOWING YOURSELF.

Meditation is something I’m learning. I will not speak from the point of view of an expert and do not expect me to be a meditation genius. I am like all of you, just a mere mortal trying all kind of things and techniques of different colors and sizes to find myself and to build my own happiness.

From my point of view, meditation should be something simple, something natural that we should be taught when we were children. As when we learned how to eat, how to brush our teeth or even how to go to the bathroom, we should add meditation in the course of life. To be silent with ourselves should be easy but I suspect that we bring that ability with us and when we start growing up into our big selves at some point we loose this power. Because, let’s face it, we are with ourselves from the moment we came into this world until we depart and is crazy to think all the barriers we create to connect with us. When I talk about meditation, several people tell me that for them is imposible to sit down and meditate because they will go crazy. Other people simply told me that they don´t find a benefit, they feel they are wasting their time or just doing nothing. I am convinced that the simple things are, the best. We tend to pretend that knowing ourselves is something we don´t need, it is easier to keep going outside, but the truth is that sometimes going to much outside, we can loose ourselves and we can build up a life that has nothing to do with our essence.

Meditation is a good tool to listen to our inner self, to connect with ourselves, it helps us to be silent for a while and see what happens inside. And it may sound frightening to be face to face with ourselves, but I truly think it is the only way to know us better.

If you want to meditate but you have no idea how to start or what to do (as it happened to me) first you need to be aware that there is a lot of distorted information on this issue and you must be careful. Also, the world is full of people who swear to be mediation gurus with special talents and powers and that may not be true. We all have the power inside to connect and meditate. Meditation requires willingness to practice, we don´t need expensive retreats to paradise islands (although it sounds very good). What you need to do is to sit down in a quiet space, it can be your living room, your office, the park or any place you want.

I started meditating in 2013 while I still lived in Uruguay. My yoga teacher at that moment introduced me to Vipassana meditation. I bought a book about Vipassana meditation “The Art of Living” and as I started, I used an audio called MINI Anapana by S.N Goenka, which guided me in the whole process and helped me to come back when my mind was in the mood of walking away. What I liked about this technique, was its simplicity. The first thing I had to do was to sit up straight in a calm environment and just breathe. The goal was always to pay attention to my breathing. I must admit that my meditation practice is not something I did in a continuous way since 2013, but I did use it as a tool in my daily life. One of the objectives for this year is to sit down to meditate a little bit more every day.

So if you are interested in the topic I leave you all the links in the post and remember that you are not suppose to have fancy clothes, to go to expensive retreats or have difficult practices in order to meditate. It requires you to want to DISCOVER MORE ABOUT YOURSELF and to be willing to devote a few minutes every day of your life. I leave a video I loved about meditation and hope this post motivates you to start knowing yourself a little bit more. Happy week and happy hearts, Caro.

I found the video by Daniel Curbelo, Copyright Happify.

Charlemos de masitas… una manera de contagiar al mundo con nuestros dones

(Este post está escrito en inglés y español, scroll down for the english version)talento2Aunque el título pueda sonar medio confuso y los haya hecho creer que este post contiene una receta deliciosa para hacer masitas, les tengo que advertir, antes de que sigan leyendo, que no tengo tan profundos conocimientos culinarios (aunque intento). “Charlemos de masitas” es la metáfora que voy a usar para contarles mi punto de vista sobre los talentos y dones naturales.

Todo empezó en mis últimas vacaciones, en una charla con amigas. Hablando de la vida y el mundo, del mundo y de la vida, salieron temas relacionados con cuales eran nuestras pasiones, qué queríamos hacer de nuestras vidas y si nos gustaban o no nuestros actuales trabajos. Mientras hablábamos por horas, no podía dejar de pensar que una de las involucradas tiene un talento natural para la cocina, se le da crear cosas deliciosas y es muy buena, sólo que por el momento tiene otro trabajo. Mi hermano es otro talento con patas, en mi familia corre el gen de chef aunque claramente ese gen se salteó mi adn. En plena charla e inspirada por un momento de pura creatividad pensé, tengo que poner en contacto a estos dos talentos naturales culinarios, voy a crear un grupo de Whatsapp que se llame “Charlemos de masitas” para que se inspiren!!! Y como siempre me salgo con la mía, así lo hice 😉IMG_2451

Así como yo creo que ellos son muy talentosos y deberían estar llenando el mundo de cosas ricas, todos tenemos talentos únicos, todos somos buenos en alguna cosa. Y cuando eso para lo que somos buenos encima nos gusta, la combinación puede ser explosivamente positiva. Es verdad que el talento no va sólo, debe de ir acompañado de muchas otras cosas, pero conectar con eso es poderoso. Conectar con tu talento es el primer paso y la manera de llegar es probar cosas en las que te gustan, que disfrutas, que te divierten y te hacen sentir vivo. El segundo paso es compartir tu talento con el mundo, compartir lo que amas con otros. Hoy en día se promueve mucho el éxito. Una persona con un cierto talento, si no es exitosa no existe, si no “lo logra” es un fracasado. La gente quiere ser dueño, rico o millonario y además pasarla genial. Pero nos olvidamos que todo es un PROCESO, que las cosas llevan tiempo y por sobre todo TRABAJO, mucho trabajo en general. El éxito no es malo, seguramente sea un regalo del esfuerzo, pero no debería ser la motivación, la motivación debería ser SER FELIZ.

Los invito a “charlar de masitas”, charlar de barcos, de diseño, de arte, de deportes, de tecnología, de los animales, de patinaje, de lo que les apasione. Los invito a hacer espacio en su vidas para las cosas que les gustan, cosas que disfrutan, que los hacen felices no sólo exitosos.  Y si tienen la suerte de reconocer sus talentos, de haberse cruzado cara a cara con algo que sientan que aman o les llena el corazón, sigan explorando ese camino. No tengan miedo, todo lo demás se da por añadidura.

Besos desde DC, sobrevivimos a Jonas :)

Caro.

P.D. Este post está dedicado a Mauri y Acu, para que sigan charlando de masitas…

____________________________________

Let´s talk about pastries…a way to spread your gifts into the world.

The tittle of this post can sound a little bit confusing and maybe, unintentionally, led you to believe that this post contains a recipe for cooking delicious pastries. But I have to warn you, before you keep reading, that you are not going to find a recipe here because I do not have a deep culinary knowledge (although I try). “Let´s talk about pastries” is a metaphor that I will use to describe my point of view about talents and natural gifts. Let me explain; it all started on my last vacations, chatting with some of my friends. We were talking about life and the world, the world and life, and we discussed about things like our passions, what we wanted to do for the rest of our lives and if we really like or dislike our current jobs. As we were talking for hours, I could not help thinking that one of these friends has a natural talent for cooking, she can cook delicious things and she is very good at it. However, right now she is working full time in a job that is not related with food or cooking. My brother is also a natural talent in this area, I have to say that cooking runs in my family but for some reason the gene skipped my DNA. So… we were deep in our conversation when, inspired by the moment, I had a great idea (believe me, ideas come and go all the time in my mind). I thought that it would be cool to bring these two master chefs together, so their natural talents could interact, inspire, create. If you knew them you would think the same: they would be great together!! So I created a Whatsapp group called “Let´s talk about pastries” for them to connect and inspire each other!

Like them, all of us all have unique talents. And when we are also good at that “special thing we love”, the combination can be explosively positive. It is true that talents are not the only thing you need to thrive, they must be accompanied by many other things, but connecting yourself with your talents, with your gifts, is powerful. To be connected to your talents is the first step; the way to do it is by trying things that you feel comfortable, that you enjoy doing, that make your heart beat faster and make you feel alive. The second step is to share your talents with the world, sharing what you love with others. In my opinion our world promotes success as the thing you first need to achieve. A person with a certain talent if not successful is a failure and for me that is not true. People want to own businesses, be the winners, be rich or millionaires and also have a great time. But we are forgetting that everything is a PROCESS, that things take time and, above all, it takes work, a lot of work. Success is not bad, it is probably a gift from the effort we put in the things we want for our lives, but it should not be the main motivation. In my humble opinion the motivation should be first and foremost TO BE HAPPY.

I invite you all to “talk about pastries”, chat about your passions, no matter what those are: boats, design, art, sports, technology, animals, skating, whatever moves you. I invite you to make room in your lives for the things you like, the things you enjoy. And if you are lucky enough to recognize your talents, or you know what is that fills your heart, continue to explore that path. Do not be afraid, remember that everything is a process and whatever you came to this world to achieve and fulfill in your life, is waiting for you to discover it. Do not worry about the other things, eventually they will come along the way.

Lots of love from DC, we survived Jonas :)

Caro

P.S. This post is dedicated to Mauri and Acu, my wish for them to continue “chatting about pastries”