Category Archives: Cosas que voy aprendiendo

Arquitectos de nuestra propia vida

arquitectosEsta semana quería compartir con ustedes algo que ya he compartido en otros posts, sobre el poder que tenemos de creación de nuestra propia vida.  Ponernos en contacto con ese conocimiento es recordar que somos libres y que muchas de las cosas que creemos no podemos hacer, son simplemente barreras personales, paredes de miedo, de inseguridad, de heridas personales que cuando se enfrentan y son tratadas con amor, vemos la inmensidad, la capacidad que tenemos para crear la vida que queremos.

Es que estamos como dormidos, olvidados de esos superpoderes y creemos que las cosas se van dando porque sí. La realidad es que somos Arquitectos de nuestra propia vida, podemos tener y alcanzar las cosas que nos propongamos. Y esto como cualquier edificio no se hace de un día para el otro, hay que tener paciencia, tener un plano, una idea de lo que queremos hacer, poner ladrillo a ladrillo y cuando estemos preparados nuestros más profundos sueños se podrán cumplir.

Lo importante es ser lo suficientemente humilde para respetar los tiempos del universo, para aprender las cosas que tenemos que aprender en el camino, porque si de una cosa estoy segura, es que las cosas no llegan hasta que no estemos preparados. Hasta que no seamos lo suficientemente fuertes para poder afrontar esos nuevos desafíos.

Recordar que somos nosotros los arquitectos de nuestra vida, nos devuelve el poder. Nos saca del papel de víctimas, de la queja constante que es muy común. Nos da la posibilidad de cambiar la realidad. Porque como arquitectos tenemos la posibilidad de construir la vida que queremos.

Ese es mi mensaje para esta semana, no se pongan tristes si no tienen lo que quieren (agradezcamos esta hermosa vida) y no pierdan la fe. Amen cada uno de sus días, vivan cada día como especial, encuentren la magia en el presente. Y armen su plano, busquen sus ladrillos y construyan el camino que los lleve paso a paso hacia donde quieren ir…

Besos desde DC,

Caro.

 

El poder de los abrazos

abrazos

No se si les pasa, pero a medida que crezco encuentro poderes mágicos en las cosas más simples y de todos los días. Puede sonar súper cursi pero lo siento así.  El abrazo, es como de las primeras demostraciones de amor que aprendemos, mucho antes que a decir te quiero, mucho antes que caminar o comer aprendemos a ABRAZAR. El abrazo une y aunque en algunas culturas no sea tan común y aunque algunas personas les cueste más, para mi es como un lindo ritual para practicar todos los días. Es como una recarga de energía que lo deja a uno animado, con ganas.

Si estas triste te reconforta, uno se siente más animado y sostenido. Si estas feliz también te recarga y a veces es como que después uno se siente más feliz todavía. Por eso los niños los piden todo el tiempo, por eso los dan gratis porque todavía no se olvidaron del super poder que tienen.

No importa si estás sólo o en pareja. Para experimentar un lindo abrazo lo único necesario es proponérselo. Puede ser de un amigo, de tu hermano, de un primo, de tu abuela o abuelo, de un sobrino, de tu novia, de tu novio, pero hay algo que si es verdad, que si es de alguien que queremos mucho, la recarga es inmensa y se siente en el ♥.

Que tengan una linda semana recargada! besos desde Uruguay :)

Caro.

Somos lo que vinimos a ser

somos

Cuando lo que pensamos, lo que sentimos, lo que hacemos, lo que comemos y lo que decimos se alinean y somos coherentes con nuestros actos, SOMOS LO QUE VINIMOS A SER, conectamos con nuestra ESENCIA… Y ahí, faa ahí nos acordamos que somos I N F I N I T O S.

Feliz martes, Caro.

Mi nuevo mantra: “No tengo miedo, yo nací para hacer esto” #juanadearco

notengomiedo

Muchas veces queremos hacer cosas, soñamos con cambiar nuestras vidas o tenemos ideas increíbles pero las dejamos a un lado o simplemente consideramos que son imposibles debido al miedo que nos da afrontarlas o llevarlas a cabo. El miedo como una energía o fuerza que tiene miles de trajes y formas, se presenta una y otra vez en nuestra vida y aunque muchas veces tener miedo puede servir como una alerta a una determinada situación, muchas veces nos paraliza y dejamos de hacer por miedo a. Esa voz que susurra bajito casi imperceptible o que por momentos grita, muchas veces es responsable de que no alcancemos nuestro máximo potencial. No por falta de capacidad, no por falta de herramientas, sino por falta de confianza en nosotros mismos. Sentir miedo es humano, pero aprender a tratarlo y trasmutarlo es divino. Porque estoy convencida de que si se nos presenta en cualquier forma, está ahí para que lo trabajemos. Como alguien me dijo alguna vez: si te da miedo es por ahí, debemos ir en esa dirección y está muy ligado a lo que escribí el otro día sobre las zonas de confort como zonas de continua expansión.

Mis mayores crecimientos personales en esta vida nacieron de zonas de miedo, de momentos de pánico, de duda, de ¿que pasa si renuncio? ¿cómo sigue mi vida si me separo? ¿que voy a hacer si me mudo de país? ¿enamorarme de nuevo y si sufro? ¿y que pasa si no encuentro trabajo?  ¿me tomaré tres meses para mi? ¿y la plata? Miedo, miedo y más miedo. El miedo tiene la capacidad de aparecer en cualquier forma, en los momentos que menos lo necesitamos, pero si sabemos detectarlo a tiempo es posible que no maneje nuestras vidas. Y de esa manera podemos ser libres, podemos elegir no desde el miedo sino desde el amor.

Una vez me crucé con un audio muy lindo de Pilar Sordo (si quieren escucharlo les dejo el link aquí) que explicaba que “el amor por definición es ausencia de miedo absoluto” y la verdad que esta frase me quedo grabada a fuego. Porque para mi la antítesis del amor era el odio, pero desde que me llego ese mensaje, pude darme cuenta que en realidad no era el odio lo que me impedía ser feliz, sino el miedo.

Entiendo que trabajar los miedos es un camino propio y muy personal, pero hoy quería compartir con ustedes que los miedos están ahí para que avancemos y que es posible salir victorioso. Darse el lugar para sentirlos, dejarlos ser, sin luchar y seguir adelante más allá de esos sentimientos, de esos pensamientos de miedo. Creo que la única manera de no quedarnos congelados por esta energía es mantenernos en movimiento, haciendo, aunque nos aterre, hay que hacer, hay que confiar y mirar hacia adelante porque si el universo nos puso ese desafío delante es porque estamos preparados para la tarea.

Que tengan un lindo fin de semana de menos miedo y más amor! :) Besos, Caro.

Las zonas de confort como zonas de continua expansión

zona de confort

Esta muy de moda hoy día escuchar hablar sobre nuestra zona de confort y lo importante que es atrevernos a salir de ella. De hecho soy la primer persona en alentar a la gente a salir, en alentarme a mi misma a cruzar esos límites creados por la comodidad, pero es real que al principio ese proceso es incómodo, raro y uno se siente un poco perdido.

Nadie quiere pasarla mal, sentirse perdido, pero al abrir la puerta hacia lo nuevo es natural sentirnos así al principio. Salir de nuestras zonas de comodidad siempre es un gran ejercicio de crecimiento, no importa si cuando salimos tenemos grandes o pequeñas expectativas, no importa si se cumplen o no al pie de la letra, uno luego de exponerse a un nuevo desafío, ya no será la misma persona. Porque habremos agrandado nuestra antigua zona de confort con esa nueva experiencia o vivencia.

No se crean que se necesitan grandes desafíos para trabajar el salir de la zona de confort, de hecho inconscientemente nos vemos expuestos a situaciones de la vida diaria que hacen tengamos que tomar decisiones que ejercitan la salida. Porque es la manera que tenemos de evolucionar, de crecer como seres humanos.

Subirte a ese avión que tanto miedo te da, presentar tu trabajo en el idioma que no estás tan seguro, animarte a tomar ese trabajo que no te crees tan capaz, dejar ir una relación, empezar una nueva, mudarte, animarte a cambiar, dedicarte a lo que te gusta de verdad o empezar a cuidar tu dieta son algunos de los ejemplos y podría seguir hasta el infinito.

El acto de estar vivo es estar en movimiento, porque la vida aunque pensemos que es una repetición de acciones, la realidad es que no es así. No hay un segundo igual al siguiente o al que paso recién. Es un fluir constante, es cambio permanente y si nosotros acompañamos ese cambio y “nadamos” con ese fluir nos convertimos en seres flexibles. Nuestras zonas de confort dejan de ser algo estático sino que se convierten en continuas zonas en expansión y desde esta perspectiva cuando nos exponemos al cambio, no se nos hace raro y la incomodidad dura cada vez menos.

La gran tarea que tendremos que afrontar es perder el miedo que genera este movimiento continuo, porque desde muy chicos nos enseñan lo opuesto. Nos enseñan a estar en control, a buscar la seguridad en todo. Y trabajar el miedo que tenemos a la libertad. Podemos anhelar muy profundamente ser libres, salir de nuestras zonas de confort y querer cumplir nuestros sueños, pero la realidad es que sin darnos cuenta muchas veces nuestras rígidas estructuras mentales de “como debe ser la vida” pueden llegar a ser un obstáculo para ser libres, para salir de lo cómodo y conocido.

Les deseo una semana llena de lindos desafíos y de mucha expansión. Cariños desde el soleado DC,

Caro :)

100 días de algo…

100diasdealgo3

Siempre estuve tentada de unirme a algún proyecto de 100 días haciendo algo, pero nunca me podía decidir que hacer y debo de reconocer que había una parte mía que le daba miedo el desafío. Esa voz interna que hace que nos perdamos de cosas maravillosas que se llama Sr. Miedo, me susurraba: ¿ y si no podes cumplirlo? ¿y si te aburrís en el medio? ¿y si te quedas sin ideas?. Como todo en la vida, pueden pasar mil cosas en el medio, pero si uno no empieza a hacer, las chances de quedarse congelado en el mismo lugar son altas. Así que mande pasear al señor miedo y me anote en mi primer proyecto de 100 días de dibujos o en inglés #the100dayproject organizado por Elle Luna. Elegí a mi personaje favorito: Helga y me propuse dibujar #100díasdeHelga con frases o quotes que me inspiraran durante 100 días.

100 días puede sonar un montón, de hecho el proyecto comenzó en Abril y tenía fecha de finalización para finales de Julio (emoticon de pánico). Pero si hay algo que aprendí con este proyecto es que para desarrollar ideas, generar contenido o armar un cuerpo de trabajo se necesitan: PACIENCIA y TIEMPO. Las cosas no pasan de la noche a la mañana y todos los aspectos de nuestras vidas incluyen PROCESOS. Todo es un proceso y llegue a la conclusión que comprometerse a hacer 100 días algo, es apreciar el poder de los procesos. Tolkien la tenía clarísima y escribió una frase que me encanta que dice “Little by little one travels far” que sería “Paso a paso uno llega lejos” y creanme es tal cual.

100daysofhelgas

Tendemos a olvidarnos que todo es un proceso y la sociedad actual tiende a reafirmar conceptos irreales, de todo YA, AHORA, EN ESTE INSTANTE. Y la realidad es que todo conlleva un proceso aunque seas consciente de ello o no. Durante mi proceso de #100daysproject tuve días de todos los colores. Días increíbles, que no paraba de dibujar con ideas que me venían a borbotones y también de los otros, de los que no sabía ni que dibujar y la hoja en blanco era un desierto seco, que con sólo mirarla me daba pánico. Pero si uno persiste y no se deja vencer por esos otros días, se llega a buen puerto. La idea llega, el concepto aparece en el HACER.

Hoy quería compartir con ustedes lo importante que es comprometerse a hacer algo con uno mismo, recordar que es un lindo ejercicio personal para crecer. Sea un proyecto laboral o de estudio o hasta algún tema personal, no hay que dejar que abrume. Hay que ponerle límites a la mente o al “Sr. Miedo” que está siempre al servicio, las 24 hs. y tratar de acordarse de que ninguna cosa real se consigue de un día para el otro. El truco está en dividir e ir un día a la vez. Esa es la manera de que las cosas se vuelvan más manejables y reales.

Muchos expertos dicen que para cambiar un hábito se necesitan 21 días de corrido, prueben 100 días de algo y después me cuentan…

Lindo martes! Desde el soleado DC.

P.D. Si quieren ver mi proyecto de #100díasdeHelga les dejo el link. Como me divertí tanto ahora comencé uno nuevo proyecto que se llama #100díasdepasteles pueden seguirme o unirse al desafío! Besos :)