Arquitectos de nuestra propia vida

arquitectosEsta semana quería compartir con ustedes algo que ya he compartido en otros posts, sobre el poder que tenemos de creación de nuestra propia vida.  Ponernos en contacto con ese conocimiento es recordar que somos libres y que muchas de las cosas que creemos no podemos hacer, son simplemente barreras personales, paredes de miedo, de inseguridad, de heridas personales que cuando se enfrentan y son tratadas con amor, vemos la inmensidad, la capacidad que tenemos para crear la vida que queremos.

Es que estamos como dormidos, olvidados de esos superpoderes y creemos que las cosas se van dando porque sí. La realidad es que somos Arquitectos de nuestra propia vida, podemos tener y alcanzar las cosas que nos propongamos. Y esto como cualquier edificio no se hace de un día para el otro, hay que tener paciencia, tener un plano, una idea de lo que queremos hacer, poner ladrillo a ladrillo y cuando estemos preparados nuestros más profundos sueños se podrán cumplir.

Lo importante es ser lo suficientemente humilde para respetar los tiempos del universo, para aprender las cosas que tenemos que aprender en el camino, porque si de una cosa estoy segura, es que las cosas no llegan hasta que no estemos preparados. Hasta que no seamos lo suficientemente fuertes para poder afrontar esos nuevos desafíos.

Recordar que somos nosotros los arquitectos de nuestra vida, nos devuelve el poder. Nos saca del papel de víctimas, de la queja constante que es muy común. Nos da la posibilidad de cambiar la realidad. Porque como arquitectos tenemos la posibilidad de construir la vida que queremos.

Ese es mi mensaje para esta semana, no se pongan tristes si no tienen lo que quieren (agradezcamos esta hermosa vida) y no pierdan la fe. Amen cada uno de sus días, vivan cada día como especial, encuentren la magia en el presente. Y armen su plano, busquen sus ladrillos y construyan el camino que los lleve paso a paso hacia donde quieren ir…

Besos desde DC,

Caro.

 

One thought on “Arquitectos de nuestra propia vida

Leave a Reply