Monthly Archives: January 2017

Arquitectos de nuestra propia vida

arquitectosEsta semana quería compartir con ustedes algo que ya he compartido en otros posts, sobre el poder que tenemos de creación de nuestra propia vida.  Ponernos en contacto con ese conocimiento es recordar que somos libres y que muchas de las cosas que creemos no podemos hacer, son simplemente barreras personales, paredes de miedo, de inseguridad, de heridas personales que cuando se enfrentan y son tratadas con amor, vemos la inmensidad, la capacidad que tenemos para crear la vida que queremos.

Es que estamos como dormidos, olvidados de esos superpoderes y creemos que las cosas se van dando porque sí. La realidad es que somos Arquitectos de nuestra propia vida, podemos tener y alcanzar las cosas que nos propongamos. Y esto como cualquier edificio no se hace de un día para el otro, hay que tener paciencia, tener un plano, una idea de lo que queremos hacer, poner ladrillo a ladrillo y cuando estemos preparados nuestros más profundos sueños se podrán cumplir.

Lo importante es ser lo suficientemente humilde para respetar los tiempos del universo, para aprender las cosas que tenemos que aprender en el camino, porque si de una cosa estoy segura, es que las cosas no llegan hasta que no estemos preparados. Hasta que no seamos lo suficientemente fuertes para poder afrontar esos nuevos desafíos.

Recordar que somos nosotros los arquitectos de nuestra vida, nos devuelve el poder. Nos saca del papel de víctimas, de la queja constante que es muy común. Nos da la posibilidad de cambiar la realidad. Porque como arquitectos tenemos la posibilidad de construir la vida que queremos.

Ese es mi mensaje para esta semana, no se pongan tristes si no tienen lo que quieren (agradezcamos esta hermosa vida) y no pierdan la fe. Amen cada uno de sus días, vivan cada día como especial, encuentren la magia en el presente. Y armen su plano, busquen sus ladrillos y construyan el camino que los lleve paso a paso hacia donde quieren ir…

Besos desde DC,

Caro.

 

No lo des por sentado…

nolodesporsentadoNo sé si conocen la expresión “DAR POR SENTADO” pero para quienes no estén familiarizados con ésta expresión, dar por sentado significa algo así como asumir o suponer algo.

Muchos de nosotros (si no el 90% de las personas) estamos acostumbrados a dar por sentado, a asumir que muchas cosas que parecen regulares, porque se repiten día a día las tendremos para siempre. Por ejemplo damos por sentado que mañana nos vamos a levantar, vamos a ir a trabajar, comeremos o haremos tal o cual cosa. Como que tenemos una especie de acostumbramiento de nuestra propia vida. Pensamos que las cosas cotidianas que nos pasan se van a dar siempre, de manera automática. Cuando en realidad hemos perdido el foco y nos hemos olvidado que cada uno de los días que pasan en nuestra vida son ÚNICOS y más que una repetición, serían como una colección de pequeños milagros sumados que se nos dan día a día para que evolucionemos y nos transformemos en las mejores versiones de nosotros mismos.

Hacé una semana me enteré que una persona con la que había trabajado en el pasado, había fallecido fulminantemente. Y aunque hacía mucho tiempo que no la veía y sólo sabía de ella por Facebook, no podía creer la noticia… Tenemos tan automatizado el proceso de dar por sentada la vida, que para mi fue como un llamado a la realidad, una especie de recordatorio con el título: ¨No des por sentada tu vida, agradece cada vez que tengas oportunidad, porque levantarnos todos los días es un milagro y cada latido de tu corazón es un regalo del universo¨.

Con esto no quiero que me malentiendan y entiendo perfectamente que como humanos generemos estos mecanismos de automatización para ordenar nuestras vidas. No quiero sonar dramática y decir que tenemos que vivir como si nos fuéramos a morir mañana. Pero lo que realmente siento es que deberíamos de dejar de hacernos tanto problema por todo. No sólo como individuos en nuestros micromundos sino como habitantes de este planeta donde todo parecería por momentos llevarnos a conflictos innecesarios que no hacen más que dividirnos. Deberíamos de levantarnos todos los días a HONRAR LA VIDA, a disfrutar el regalo que nos dieron, porque ninguno de nosotros tiene comprada la eternidad. La vida no fue hecha para estresarnos, para preocuparnos, esas son todas cosas de nuestra mente.

Es verdad que la vida nos pone pruebas y hay momentos que recordar parar, recordar conectarse con lo real, puede sonar loco en este mundo tan entretenido por otras cosas.  La vida es lo que hacemos HOY con ella, no mañana. La vida es un regalo, sólo que lo olvidamos y el problema es que ese olvido es diario. Vivimos corriendo, comprando, trabajando, yendo, viniendo. No son las cosas que hacemos, es desde donde estamos conectando, si desde la mente o desde el corazón.

Para el 2017 les deseo que no den nada por sentado, no den su vida por sentada, no actuemos en base a suposiciones y busquemos conectar con lo simple, lo verdadero, con el corazón. Decidamos vivir conscientemente hoy, honrando el día de hoy, no importa si no hay nada grandioso en tu día, las cosas más simples pueden ser las más sagradas. No importa si lo pasaste en la oficina, o si fuiste a la playa, o si llovió, o salió el sol. Disfrutá, reíte, compartí, alegrate, hacé una llamada que te llene el corazón, hacé 15 minutos algo que realmente te haga sentir vivo, y por sobre todas las cosas sé FELIZ en tu interior.

Este post es en honor a Divi, que me hizo arrancar el año recordando que no hay que dar todo por sentado y que en donde esté, estará haciendo reír a quien se le cruce. Y este post es también para todos los que nos quedamos y que todavía podemos seguir levantándonos y viviendo esta hermosa vida 🙏. Que tengan una hermosa semana.

Caro.

p.d Les dejo de regalo ese pedacito de una hermosa película que siempre recomiendo “About time” que si tienen la oportunidad de verla vale la pena y resume en 3 minutos lo que quise transmitir en este post (está en inglés, no la encontré con subtítulos) pero les dejo acá unas lindas líneas de la película:

…”cada día cada uno de nosotros estamos viajando a través del tiempo juntos, y todo lo que podemos hacer, es hacer lo mejor que nos salga, para honrar este singular e increíble tiempo que llamamos vida…¨

Mi palabra 2017 #onelittleword

crear

Elegir una palabra que me acompañe durante el año y que marque la intención que quiero seguir, se ha convertido creo yo en mi única tradición que he mantenido a lo largo de los años. La comencé en el año 2013, cuando me crucé de casualidad con un post de una de mis blogueras favoritas dónde explicaba el ejercicio de elegir una palabra que defina lo que uno quiere alcanzar o lograr y que sirva de recordatorio a lo largo del año. Tenemos 365 días para construir, cambiar, trabajar en nosotros, en nuestras vidas. Y muchas veces uno se puede perder en esa cantidad de días y olvidar el propósito, el objetivo final de porque estamos haciendo las cosas que estamos haciendo. Este ejercicio sirve de recordatorio, a lo largo del año, para no perder el foco, recordar hacia donde queremos ir  y conectarnos con esa intención.

Las palabras tienen poder, aunque no lo recordemos, tienen una fuerza y si la elegimos con intención el universo está atento, para ayudarnos, para colaborar con nosotros.

crear1

La palabra que elijo para que me acompañe este año es CREAR. Crear es una palabra que reúne toda la energía que quiero manifestar en el 2017. Crear la vida que quiero, sentar las bases y trabajar en pro de lo que pide mi esencia, desde el corazón. En realidad todos somos creadores aunque no estemos tan conscientes de ello. Cada pensamiento, cada elección crea nuestra realidad. Ser consciente de esto nos vuelve más responsables, más comprometidos con nuestra propia existencia y aunque al principio pueda darnos miedo, es lo más liberador del mundo saber que somos co-creadores de nuestra vida y del mundo.

Si les divierte esta pequeña tradición, pueden leer aquí un poco más del movimiento #onelittleword, pero la realidad es que no existen reglas para esto. Mi consejo sería que se conecten con su intuición, que escuchen su corazón y conecten con lo que quieren vivir y la palabra aparecerá por arte de magia. Les deseo que tengan un 2017 lleno de amor y de corazón que todos sus sueños más profundos los puedan comenzar a construir…¡Feliz año nuevo!

Con cariño desde el norte, Nina.

p.d: Mis palabras año a año: 2013, 2014, 2015 y 2016.